Login    Crear cuenta Región actual: México    Selecciona tu región 

Artículos


Publicado el 17-enero-2012
Por Giovana Olivares V.
Licencia Copyleft
Puedes reproducirlo citando al autor y enlazando a esta página web.


WORKA.jpg

Un foco rojo son quienes laboran más de 12 horas al día lo que equivale alrededor de 50 ó  60 a la semana.

Esta situación estalla si se presentan problemas vasculares, endocrinos, respiratorios o dermatológicos graves.

Entre 5% y 8% de la población mexicana puede ser adicta al trabajo, condición que se caracteriza por una dedicación excesiva en el empleo, no durante la jornada laboral, sino también en el momento en que el individuo deja de trabajar y tiene más tiempo libre, explicó Rodrigo Peniche Amante, profesor de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

Se considera igual de dañina a la que se tiene al alcohol u otro tipo de sustancias, pues las personas empiezan a desligarse de otras actividades, también importantes, como el descanso y la convivencia familiar.

Tener empleo se ha convertido en una actividad privilegiada y se tiene la idea de que la empresa aprecia y admira a la gente trabajadora, busca conservar su puesto y no se percata que su conducta llega a ser patológica, explicó el especialista en psicología del trabajo.

Esta adicción se caracteriza porque ya no se establece una separación entre las tareas personales y familiares, y las ocupacionales remuneradas. Aunque presente cansancio, está permanentemente conectado mediante la tecnología, deja de lado las vacaciones y, si las toma, atiende sus asuntos laborales desde el lugar donde se encuentra.

Un foco rojo, son quienes ejercen jornadas de más de 12 horas al día, o alrededor de 50 ó 60 a la semana. Esto se asocia, además, con el consumo de estimulantes, analgésico y café, hasta sustancias ilegales, para soportar las jornadas.

La adicción se potencia porque lo común es que muchas empresas exigen y fomentan esos patrones de trabajo; es un fenómeno mundial, pero en una economía como la mexicana, donde sobra la oferta de mano de obra, se hace más evidente.

“Si alguien no está dispuesto a permanecer hasta las nueve o 10 de la noche, ni a responder a un llamado o correo electrónico a la una de la mañana, pues muchas veces, se prescinde de los servicios de un trabajador, con el argumento de que sobran candidatos”.

Por lo regular, una persona adicta al trabajo es común que también presente problemas vasculares, endocrinos, respiratorios o dermatológicos graves; incluso, se han documentado predisposiciones al cáncer, alertó el psicólogo.

En otras naciones existen programas de salud o de conciencia organizacional que brindan la posibilidad de vacacionar en el momento que ocurre una inestabilidad emocional o física, pero en una economía como la mexicana, es impensable.

Peniche Amante aseguró que las personas con predisposición a las adicciones son más propensas a que se enganchen en este tipo de conducta; además, en el ámbito psicológico una de las consecuencias es la insatisfacción, porque se incrementa paulatinamente.

Los también llamados workaholics, presentan rasgos narcisistas y empiezan a relacionarse con los demás no para compartir experiencias interpersonales gratificantes, sino para ver qué beneficio inmediato les reportan, y si ya no les sirven para ascender, las desechan.

También hay desgaste en las relaciones interpersonales, como en la vida de pareja, el cuidado y la educación de los hijos, pues al estar permanentemente pendientes del trabajo, la intimidad deriva en insatisfacción.

Aunque las organizaciones fomentan este tipo de conductas, al final desgastan su fuerza laboral, y al cabo de dos a cinco años, tendrán empleados agotados e insatisfechos, que desechan con la consecuente pérdida de la inversión en capital humano.

De hecho, aunque se esté en el lugar más de 12 horas, o conectado permanentemente, se deja de ser productivo porque la estrategia está fincada en función del tiempo, no de las metas u objetivos.

“Si un empleado se percata que puede ser recompensado por quedarse hasta las nueve de la noche, prolongará su estancia para ser distinguido, pero en realidad termina su labor productiva a las seis”, ejemplificó.

Sería importante que la red social que lo rodea asuma un papel guardián, en el que informen que ese comportamiento no es sano y que se trata de un problema grave.

“Se debe aprender a poner límites para apagar el teléfono a determinada hora, no atender llamadas o estar conectados de manera continua a la computadora. También, se debe valorar qué se desea en la vida y para qué, con la idea de lograr un balance personal en los distintos ámbitos de un individuo.






Ir Arriba



Encuesta

No hay encuesta por el momento.



TOP 5 EMPRESAS
GANADORAS EN MÉXICO,
CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE


Boletín electrónico

Suscríbete a nuestro boletín electrónico y recibe nuestras noticias más recientes.



Nomina tu empresa

¿Te enorgulleces de trabajar en tu empresa?

¿Te apasiona tu trabajo? Nomínala ya


Certificación

Porque el capital humano es el detonante del éxito en cualquier organización:

Certificación



Súper Empresas 2016


PWC-logo





THE TOP COMPANIES© 2017